The Slumber Party Massacre: Slasher con mirada Feminista y lésbica

Mucha gente se aísla del género de terror, porque como bien sabemos es bastante machista,aunque también hay gente que le da pánico la sangre y todo lo que conlleva.
Pero creo que hay que mirar bien para armar un discurso de odio hacia todo un género.

No voy a mentir al decir que mis primeras películas favoritas fueron las de terror, ya desde los 10 años, cuando miraba las de Halloween y los cuentos de la cripta.
Pero ahora de grande, como feminista y directora de cine, cuesta abstraerse de todo el mensaje que tienen este tipo de películas cargadas de violencia, particularmente hacia las mujeres.

Entonces entre mi busqueda de peliculas de terror dirigidas por mujeres, encontré algo que quizá ayude a que varies se acerquen a este género desde otra perspectiva.

Más allá que creo, sobre todo las esta época ochentera, convertidas en películas de culto debería tomarse por los logros en fx más que a veces en sus guiones bastante simples.
O por lo menos yo las disfruto así…más por la técnica que por el concepto en sí.

La abstracción nunca es fácil. 

Del guión feminista a película slasher

Amy Holden Jones, que había sido asistente de dirección en Taxi Driver, estaba ya con ideas de dirigir y tuvo que decidir entre dirigir o editar E.T.
Entonces aprovechando el auge del cine slasher, toma el guion de Rita Mae Brown “Don’t open the door”, quien es una activista LGBT y feminista, autora de novelas de misterio, que hasta estuvo en Stonewall. Así que no era cualquier guión, sobretodo porque en esos años la obra de Brown tenía una perspectiva lésbica y feminista.

Durante la reescritura del guión, le pidió asesoramiento a la escritora Frances Doel, pero parte del atractivo principal sobre el lesbianismo se perdió, sobreviviendo solo una parte como subtexto. También se le agregó humor, siendo esto medio raro entre los slashers, cuando el guión fue concebido en realidad como una parodia a este tipo de películas, pero Amy lo cambio para que cumpliera las reglas del género.

Con el guion listo, Holden Jones filma una parte un fin de semana en su casa, con su marido Michael Chapman un reconocido director de fotografía, con un presupuesto de 1000 dólares, consiguiendo llamar la atención de Roger Corman para que se la produzca.

En el documental “Sleepless Nights: Revisiting The Slumber Party Massacres” de Jason Paul Collum, Amy Holden Jones cuenta cómo estaba mal visto dirigir este tipo de películas y como la gente la criticó cuando la película es también de comedia.


Analisis (SPOILER!)

Si sumamos los criterios del slasher y el cine de explotación tenemos un guión redondo:
Trish se queda sola el fin de semana en su casa, e invita a sus amigas a un pijama party ( slumber party).
El siguiente análisis es desde una mirada feminista( como todo en este blog) y explicación de ese subtexto presente en el guión.

Durante la presentación del personaje de Trish se muestra su habitación rosa, extremadamente femenina en un concepto anticuado, lleno de peluches, y barbies.

Trish a pesar de que su habitación muestra lo contrario ya es una mujer, y decide tirar sus peluches a la basura. Este paso de la infancia a la adolescencia, se refuerza al tomar la barbie mirarla por unos segundos y meterla en la bolsa. Para luego ver como una mano toma esa Barbie de la basura.
¿La inocencia es perdida o arrebatada en este caso con ese simbolismo?
Después veremos que esa Barbie aparece desnuda y llena de sangre.
Tomando las primeras escenas donde “tirar” la barbie era la pérdida de la inocencia, acá remarca que esa inocencia nos deja expuestas a un mundo de atrocidades hacia las mujeres.

La película no solo hablará de los despertares sexuales, de un subtexto lésbico, de el deseo sexual pero a la vez del miedo a este todo representado por diferentes situaciones y hasta relaciones entre los personajes. 

Después de la escena de la Barbie, vemos a una “técnica” en el colegio que es vista por dos chicos y uno le pide su número. El otro le dice que no tiene chances, dando a entender que no es porque sea menor, si no porque es de apariencia lesbiana.

Esta mujer “fuerte” va a ser el primero de los asesinatos de este psicópata.  No se ve su rostro, pero si se ve su arma.Y acá es donde empezamos a entender mejor el subtexto de Rita Mae Brown.
¿ Qué arma tendría un asesino hombre? Un taladro.

Su forma fálica representa no solo a un hombre, si no a un patriarcado que perfora cuerpos, que perfora a mujeres. Si, medio fuerte, pero ese subtexto feminista esta.

Seguido de este primer asesinato, claramente hay unos desnudos. Así que después de ver que Trish y sus amigas juegan al Basket, las vemos en las duchas.

Si, esa fantasía de ver como se bañan mujeres y todo eso, pero Rita la cambia para otro lado. Valerie la chica nueva, mira a Trish y esta en vez de avergonzarse va a decirle que jugó muy bien en el partido.

Esta parte, como dice en un texto sobre esta trilogía, “puede que se les pase por alto a los heterosexuales”… creo que en los 80 podía pasar, hoy no.

Creo que actualmente hay una cultura LGBT más activa donde este tipo de relaciones entre personajes no pasan desapercibidas.

Mismo cuando Trish le dice a su amiga de invitar a Valerie a su pijamada, esta le dice que después hablaran de eso, como insinuando que sabe que le gusta.

Sacando fuera todo el tabú posible, se muestra a las chicas fumando marihuana, hablando sobre los cuerpos de los chicos y hasta normalizando la masturbación femenina.
En una escena Valerie, que después de escuchar como hablaban mal de ella rechaza a Trish su invitación y se queda en su casa a cuidar a su hermana, escucha un ruido afuera y va a ver qué pasa entonces Courtney corre a la pieza de su hermana para sacar su revistas, unas Playgirl con Sylvester Stallone.
Es claro que se quiere mostrar que las mujeres hacen lo mismo que los hombres al tener revistas eróticas-pornográficas debajo del colchón (sobretodo porque Sylverster Stallone era actor porno antes de hacer Rocky), y que todo ese “tabú” de inocencia es mentira dentro de una adolescente.

Valerie vuelve y le pregunta qué está haciendo y Courtney le grita “estoy haciendo la tarea”.
La reacción de Valerie es normal, al saber que está haciendo su hermana.

Más tarde, cuando vuelve a su pieza, Courtney está comiendo una paleta mientras sigue viendo la revista erótica. Valerie se la pide, y esta se la devuelve diciendo que ya terminó.
Se llaman una a otra pervertidas y Valerie encuentra una cáscara de banana en la cama.

Creo que lo que más destaca de la película es la relación entre ellas dos, donde también cuestionan que es ser bonita para la mirada de los hombres y ese impulso hormonal por el deseo pero también el asco que este significa.

Los personajes femeninos, como el de la entrenadora, seran mujeres empoderadas, mientras que los masculinos pasando  el vecino pedofilo y los chicos que solo piensan en sexo, serán el cliche de “damisela en apuros” mostrandose más debiles ante el asesino.
Se ejemplifica esto en la escena en que Diane camina por el costado de la ruta, y desde una cámara subjetiva pensamos que el asesino la sigue, pero cuando esta cámara se acerca vemos como Diane lo tomó del brazo y lo tira al piso, mostrando que en realidad era su novio.

El asesino por su lado se muestra poco, y hasta no se conoce su voz solo hasta el final donde expone su retorcida vision del amor, y agrega ante Trish y Valerie que “ella sabe que lo quiere”, mostrando ese pensamiento de que la mujer es lesbiana solo porque no estuvo con un hombre.

El final para este psicópata será cuando se vea acorralado por Valerie que tiene un machete, y le corta su taladro, creando una especie de concepto de castración. Este solo será reducido cuando todas las chicas se unen para derrotarlo, tirándose arriba de Valerie que lo penetra con el machete.
Pero lejos de una victoria, las imágenes finales nos muestran el costo emocional que tiene en cada una de ellas en estado de shock.

En resumen, si bien la pelicula tiene muchas contradicciones desde una mirada feminista y otra desde la explotacion comercial de este tipo de peliculas, creo que hay que apuntar a ver el subtexto latente del guion original lejos de la satira, el humor negro y la violencia.

Entender que se puede realizar cine de terror con otro tipo de mirada, servirá para nuevas generaciones de directores demostrar que las mujeres pueden realizar todo tipo de cine, y que los géneros necesitan nuevas miradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *