Diario de Berlin,  Música,  Travel

Museo de los Ramones en Berlin

El primer dia que me anime a salir sola, fue a donde? Obvio! Al Museo de los Ramones. Ese día estrene mi Monatskarte ( la “sube” alemana por mes), saque fotos y viaje sola.

Si, la mina en vez de escribir sobre el Museo del Pérgamo u otros que visito, escribe primero sobre los Ramones… y bue, lo punk nunca se va.

Sali tipo 3, obvio a mitad de camino ya casi era de noche.
Eso que anochezca tan temprano es super deprimente.  Es más viajando en el tram, tome el M10, escribí este poema/cosa sobre los atardeceres en Berlín: https://femmeframe.wordpress.com/2020/03/18/atardeceres-berlineses/

En fin, el M10 es hasta el final, llegando al Muro de berlin.
Pasas el puente, una cuadra y a la derecha, antes del llegar al muro.
Me lo acuerdo perfectamente, ademas no te podes perder porque hay posters por todas partes de que el museo está ahí.

Sinceramente, la puerta no dice mucho…
Bah, yo le saque una foto rápida de costado.
Para ser fotografa, soy bastante cagona. Pero me parecia estupido usar la cámara en un lugar tan chico.

dav

Hay dos puertas: Una para el museo, y otra para la cafetería.
Se supone que las tortas veganas de ahí son geniales. Tengo que volver para probarlas.

El museo no será muy grande en comparación a todos los museos que hay acá en Berlín, pero es acogedor  y lleno de curiosidades.
Y Cómo no sentirte cómoda si con la entrada te ofrecen una cerveza para pasear por el museo.
Aunque el chico que atiende me hizo acordar a Cristian Aldana, era muy buena onda al entender mi inglés roto.

Entre saludando en alemán, para después cambiar al inglés.
(Siempre hago lo mismo, saludo con un Hallo, para después ver como me responden y pasar a un Hello.)

Pedí una entrada y el chico me dice: Con o sin cerveza.
– Que? no entendi.
– Si, podes comprar la entrada con una cerveza o simple.

Me rei como boluda, y le dije: Pero enserio se puede entrar al museo con la cerveza?
Pensaba… pero es un museo. En qué museo te dejan entrar con una cerveza? y si se me cae, y si mancho algo?

El chico debió pensar que era tarada, porque me lo repitio como 5 veces, mientras se reia.
Ok, compre la cerveza.

Entras y que encontrás …? El póster de su último recital junto a iggy, los hosen, dos minutos y Attaque. Listo, sentite en casa.

dav
Hay cosas muy buenas desde obviamente los pantalones de Joey, zapatillas, guantes, cadenas hasta boxers.
Pero también fotos inéditas con reseñas como cuando dee dee le dio una cerveza a Johnny rotten con unas gotas de pis.

dav

La remera que sid le regaló a dee dee y así cosas que quedas deslumbrado al pensar
.. como carajo consiguieron esto.
Máscaras de Freaks para la promoción de Gabba Gabba hey, carteles y hasta cartas personales.
Fotos ineditas, y hasta un lugar con un sillón, para poder ver los documentales de los ramones. Estaban pasando End of the century.

dav
Y obvio letras de canciones.

dav

Después de terminar el paseo, que con toda la furia lo terminas en 30 minutos.
Me sente en la parte de cafeteria con mi cerveza.
Me quede mirando las paredes, donde hay grafittis de bandas que tocaron ahi y la decoración.

dav

En eso se me acerca un chabon que iba mesa en mesa vendiendo cosas.
Nerviosa le dije que mi alemán era malo, y se me puso a hablar en ingles.
Me explico que era parte de los que viven en la calle, o en campamentos y que vendía imágenes para poder sobrevivir.
Me quise hacer la copada, ya que milagrosamente estábamos hablando un inglés fluido, así que le dije que me muestre que vendía. Estaba vendiendo imanes de heladera, así que elegí uno de Banksy. Cuando me dice que son 3 euros, me quede muda.
Se los di, pero no pude evitar hacer la conversión en mi cabeza: $220 pesos… AGH!

Me sentí mal por estar mucho tiempo ahí sentada, ya que quería hacer tiempo hasta que mi novio vuelva al departamento porque mi llave andaba mal, y me fui a comprar un cafe.
Era el café más fuerte de todo Berlín.
Me lo tome, me puse a escribir un rato parte de esto, que hoy 3 meses después retomo.
Cuando termine el cafe, me fui a ver el shop. Unos estantes enfrente de la cafetería.
Me compre un un tote bag, que se lo hice sacar y el chabon peleo porque estaba enredado. Y una remera que él me dijo que era muy grande para mi, y que era de hombre… y otra vez, porque ya me paso cuando me compre una de los Hosen en un recital, que no me gustan las remeras de bandas de corte de “mujer”.
Pero bueno, se rió y no lo tomo mal.

El lugar no será un Salon Pueyrredon, algo que estamos acostumbrados acá en Buenos Aires. Pero logra combinar creo que ese punk viejo que se toma una birra  o un cafe, con un museo y comida vegana.
Me encantaria, cuando vuelva a Berlín, trabajar ahi… ahre.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *