Cine,  Cine Feminista,  Cine&Ph,  Criticas cine,  Feminismo,  LGBT

El cuerpo no cae en silencio, solo fue silenciado.

(Nota realizada en el taller de Critica audiovisual 1 – Enerc – Iser).

Me encontré con este documental, al ver la necesidad de buscar ejemplos de manejo de material de archivo familiar. En ese entonces estaba haciendo un documental de mi familia, y obviamente ver uno asi en el cine me ayudaba muchísimo.
Recuerdo que llovía, por más que era verano, y por el calor se cortó la luz en la sala, lo que hizo que tenga que ir al otro dia. 

Pero no todo fue obstáculos, desde que vi el trailer algo despertó en mí, más allá de la curiosidad por ver la utilización del material, si no que había claramente una historia llena de secretos, que aún hoy creo están guardados en lo profundo de los cuerpos de sus protagonistas. 

Todo empieza con una cámara y una familia. Vacaciones,cumpleaños, eventos escolares, y todas esas cosas de las que me hicieron recordar a mis padres también.
Me puse a pensar inevitablemente que con la directora seguro teníamos casi la misma edad. Y cómo las vidas familiares esconden cosas detrás de imágenes simples.

Las historias personales no responden a una vida aislada, son parte de un carácter general, donde lo personal se vuelve político. Lo político se vuelve  una lucha.


Así Jaime, se encargó de filmar cada momento de la vida de Agustina, cada momento en los que él empezó a disociar su propia vida. En los que detrás de esa cámara oculto su pasado y sus sentimientos.

 Cientos de horas de video que solo se dividen entre dos estilos de vida, uno  que refleja una parte de la vida familiar, y el otro la intimidad de la que solo debe quedar como aventuras en la juventud. Las imágenes esconden verdades, cicatrices que el mismo que filmó esas imagenes no quiere ver. 

¿Cuanto tiempo uno puede esconder su pasado? Y si encima ese pasado forma parte del presente? Se deja parte de uno por intentar formar parte de una sociedad estructurada? 

Jaime entendió que tenía que cambiar su vida, casarse y tener hijos. Que eso que él sintió había sido algo del pasado, y debería hacer las cosas “bien” para encajar. 
Esconder todo detrás de imagenes familiares, solo hizo que su pasado saliera a la luz después de su muerte.

 El buscar en el archivo familiar hizo que la directora, descubra que su padre era gay, generando en ella nuevas preguntas. Porque su padre oculto ese pasado? 

Así empieza a reconstruir la vida de Jaime por medio de sus cintas, entrevistas a compañeros de militancia y amigos.
Pero cómo se cuenta una historia que refleja la historia de otros? Muchas personas no lograron salir del closet por el miedo al qué dirán, sobretodo como Jaime dentro de sus partidos políticos, donde los rumores eran acallados por cuestiones morales. 

Así manipular el material de archivo familiar implica un riesgo por la exposición que este tiene, y por lo sentimental que conlleva todo eso. No es fácil generar una ópera prima exponiendo la creatividad de una, y a la vez mostrar eso de lo que debería quedar entre secretos familiares. Pero aun así ella decide hacer con este documental 

 Sin obviar las subjetividades personales, la directora clasifica, y organiza de forma atemporal el material de archivo tocando épocas que marcaron a los argentinos. Todas esas horas de video, que ella editó, nos explican de cierto modo la cotidianidad de nuestro sociedad, y cómo esas  imágenes lejos de ser transparentes en su mensaje, son el ocultamiento de secretos. Pero justamente nos queda esa sensación de visionar demasiado material sin ahondar en los temas profundamente. 

Si bien existe una pulsión por saber en detalle el desarrollo la vida y secretos por los cuales pasó Jaime, nos quedan las ansias de saber que paso con cada persona que se involucró en su vida. 

Jaime formó parte de un circuito artístico que incluía trans, travestis y homosexuales que eran el under del teatro de revistas de la época. Eso también formaba parte de querer contar historias que no son públicas, pero tambien se callan.

Quizá el documental es solo un inicio para empezar a cuestionarnos en qué pasaba con las personas LGBT dentro de las militancias que decían a su vez ser más progresistas y el discurso era únicamente para el exterior, dejando en la intimidad un estructuramiento bastante conservador. Somos conscientes de rumores sobre mártires políticos que eran abiertamente homofóbicos y aún hoy los siguen glorificando.
Los tiempos cambian, y las manera de cuestionar los pasados, las historias también.
La directora abrió una puerta a algo que no es tan descabellado, era una realidad a escondidas, y hoy debería ser algo que debería aceptarse tal cual es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *