Música,  Riot

Riot grrrl – Parte 1: Contexto

Antes de seguir escribiendo sobre mujeres en el punk, como hice con Shonen Knife,
creo que primero hay que poner un poco en contexto donde se dieron estas bandas.

Casi todxs, sabemos que fue el Riot grrrl, o por lo menos eso creemos.
Hoy en día se habla de vuelta de este movimiento y de lo que causo dentro del feminismo, porque estas dos historias estan ligadas.
Pero obviamente antes de que todo este movimiento estallara, hubo mujeres como Janis Joplin, Patti Smith, Kim Gordon y muchas más fuera del aspecto musical, que fueron allanando camino para que esto se logrará.

Después de que el Punk, y el grunge, en los 90 llegará a su auge, muchas mujeres se sintieron desplazadas dentro de la escena. Muchas de ellas no eran tomadas en cuenta ni como público dentro de un recital, eran acosadas, pero tampoco eran vistas como artistas.

Abro parentesis:
(Lamentablemente esto sigue pasando en muchos ámbitos, mismo me pasa como mujer dentro de la industria del cine, pero también cuando quiero ir a ver un recital punk sola, donde te abordan, te tocan y hasta te levantan la campera para tocarte. Si, sigue pasando.
Porque no puedo disfrutar de una banda y hacer pogo en paz?).

En medio de ese contexto, especialmente en Olympia, Washington, muchas feministas empezaron a movilizarse para hacerse notar no solo en la escena musical, si no que en general.
Así crearon su propio movimiento underground de artistas donde obviamente el feminismo era el hilo conductor, donde el enojo por un sistema patriarcal opresor y la celebración de la sexualidad eran un tipo de estandarte para ellas.
La forma de contacto, expansión era por medio de fanzine, revistas hechas con recortes, fotocopias, que hacían las mismas integrantes, pero también esto motivaba a crear cosas por una misma, la filosofia D.I.Y ( Do it yourself).

Kathleen Hanna, que estudio fotografía, vio como sus obras eran censuradas en su facultad y empezó a armar exposiciones en Reko Muse. Casi al mismo tiempo, en 1988, Tobi Vail creo un fanzine llamado Jigsaw, uno de los primeros fanzines que inspiró a Molly Neuman y Allison Wolfe, fundadoras de Bratmobile, a crear Girl Germs en 1989.
En 1990 Tobi y Kathleen se unen para fundar Bikini Kill, el fanzine, donde la mayoría de los textos hablarán sobre feminismo y punk.

En 1991 unas revueltas ocurridas después de que un chico salvadoreño fue asesinado por un policía, ( que raro, no?), fueron el puntapie para decir que ” era hora de una revolucion de chicas”.

En realidad, se cree que Jen Smith, integrante de Bratmobile, le escribio a Allison Wolfe una carta donde decia: We need to start a girl riot. (Necesitamos empezar una revuelta de chicas).

Dentro de todo este contexto, empezaron a colaborar entre ellas (Bikini Kill, Bratmobile y Heaven to Betsy) y armaron el fanzine “Riot Grrrls!”, el puntapié inicial de esta revolución.

El documental “Don’t need you” de Kerri Koch, explica como los fanzines llevaron a la creación de este movimiento.

Pero bueno, hay muchas por contar que por lo menos a mi me inspiran muchisimo.
No es que vaya corriendo a crear una banda de punk, aunque estuve en varias y siempre me van a quedar las ganas, pero por lo menos esto creo que se puede aplicar a muchas ramas del arte, como el cine en mi casa, y aunque no lo crean hoy en cierto modo estamos atravesando por un nuevo movimiento donde exigimos igualdad y respeto como artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *