Escritos

Exilio de mí

Como uno puede aislarse de uno mismo? Dejar de ser uno mismo…dejar esa máscara, ese caparazón que todos conocen de vos.
Me mire al espejo y no me encontré. Me volví a mirar y cada vez era menos yo.
Esa persona ya no existía. Había una nueva versión de mí que no entendía como llego ahí.
Recuperó la mirada sobre mí rostro y recorro cada centímetro de ese alguien que dice ser yo en el espejo.
Cuál es tu edad? Ya cumpliste tus metas ? Ya perdonaste, ya dejaste que te perdonen? Seguís odiando ?
Mírame, no hay tiempo para nada. Mucho menos para sentir esas cosas en el cuerpo, en la piel. Tus ojos lo sienten, pero no olvidan.
Esos ojos que lloraron mil veces frente a los diferentes espejos que te vieron crecer. Hoy acá, ellos están pero tú brillo se apaga, todo se vuelve oscuro.
No me reconozco y tampoco quiero hacerlo. Seguiré como si ese reflejo es alguien con una máscara, que se olvidó hace mucho tiempo como ser yo.

Escrito en un uber a las 4:22 de mí última primavera y día del estudiante en Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *